Note: This thread is related to #Coronavirus #COVID19

Follow the World Health Organization's instructions to reduce your risk of infection:

1/ Frequently clean hands by using alcohol-based hand rub or soap and water.

2/ When coughing and sneezing cover mouth and nose with flexed elbow or tissue - throw issue away immediately and wash hands.

3/ Avoid close contact with anyone that has fever and cough.

Tras las Líneas, con Manuel Antonio Garretón
+ Your AuthorsArchive @TLL_MAG Conversaciones p/ pensarnos, con el Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales 2007 Cada martes a las 20 GMT-4/@uchileradio Programa de @MagSocialesUCH Jun. 23, 2020 7 min read

El programa de hoy está por comenzar en vivo por  http://qrd.by/tllvivo 

Sigue las mejores frases de la conversación en vivo.

Abrimos hilo👇

MAG: El Estallido de Octubre (implicó un horizonte para solucionar conflictos de Chile a través del proceso constituyente), y la pandemia que pareciera haber oscurecido el tema anterior, pero en la consciencia de mucha gente es muy importante que no se pierda ese horizonte.

MAG: El problema en varios países latinoamericanos está en la pregunta ¿y después de la pandemia, qué? porque no hay un proyecto, ni un horizonte una vez resueltos los problemas de la crisis sanitaria.

MAG: En cambio Chile, por retraso en haber resuelto los problemas fundamentales, tiene la oportunidad de enfrentar el problema central de cómo quiere vivir en en los próximos 50 años, de cómo se organiza el poder: el proceso constituyente inédito con paridad y participación.

MAG: ¿Qué cosas de la política Chilena pre pandemia favorecen y entraban la solución de la crisis sanitaria?

AJ: Recalco una originalidad no ocurrida en la historia de Chile: entre octubre y el 3 de marzo (caso cero COVID19) hay dos crisis sin respiro. Se instalan en una solución de continuidad.

AJ: Tenemos un país muy cansado. Un Estado muy debilitado. Élites políticas muy polarizadas, que se evidencia en la última elección parlamentaria con la irrupción del Frente Amplio, una fuerza de extrema derecha (partido republicano de Jose Antonio Kast).

AJ: La expresión institucional de esta polarización: al día de hoy Chile tiene 25 partidos constituidos. Si agregas partidos en formación y en trámite, Chile podría terminar con 41 partidos.

AJ: Esto habla de un sistema de partidos muy fracturados y de élites muy polarizadas, lo cual hace difícil la posibilidad de llegar a acuerdos. La imagen del acuerdo en Chile es traumática. Pero llegar a acuerdos es necesario.

MAG: Hay una sociedad polarizada. A la gente que estaba en las calles le produce un rechazo visceral la palabra 'acuerdo'.
Hay algo más grave en la sociedad: deslegitimación de la autoridad, las instituciones, la política.

AJ: Si las élites se polarizan y los chilenos no están ni ahí con la política en general, la brecha se hace aún mayor.

AJ: Un dato más de lo separado de los partidos políticos y la sociedad real: la cantidad de gente identificada con el eje derecha/izquierda está cayendo. Poco más del 60% elige no ubicarse ahí.

AJ: Un ejemplo: Los partidos de izquierda deciden hablarle a una izquierda que se está empequeñeciendo socialmente, en clave de izquierda. Ese enorme 60% in crescendo, queda fuera.

MAG: ¿Alguien le habla a ese 60%?

AJ: Joaquín Lavín le habla perfectamente bien, no en clave ideológica sino pragmática. Es un actor intuitivo, no se hace muchas preguntas pero sabe que hay todo un mundo al cual hablarle.

AJ: Sin embargo se nos abre una gran oportunidad para discutir el modelo de desarrollo de manera dialogante y racional.

AJ: En los últimos años, no sólo en Chile, hemos vivido una 'gran convergencia', donde el capitalismo, la economía entendida como ciencia económica y el neoliberalismo se transformaron en un mismo fenómeno.

AJ: Pensábamos que en la crisis financiera 2008-2009 esa gran convergencia se iba a romper. No ocurrió porque las salidas políticas de esa crisis fueron por el lado de la derecha radical,por el lado neoliberal y no por la izquierda. La gran convergencia se reforzó.

AJ: En esta pandemia lo que los intelectuales públicos discuten en todas partes es —ahora sí— la gran posibilidad de una gran divergencia: separación del capitalismo del neoliberalismo, y este de la ciencia económica, adquiriendo cada componente historia y vida propia...

...desarmando el modo de organización neoliberal del capitalismo tal cual lo conocemos.

MAG: Eso tiene que ver ¿con una toma de consciencia del mundo político? ¿con el rechazo en las calles al modelo neoliberal? ¿con el surgimiento de alguna alternativa?

MAG: La transformación del modelo económico tiene como momento la relegitimación del Estado ¿Esto implica la posibilidad de relegitimar la política?

AJ: En las manifestaciones más pacíficas del estallido social, veo un momento de deslegitimación del neoliberalismo en Chile. En un momento de negatividad histórica.
Pero en el contexto de la pandemia, se produce una positividad histórica, y pasa en todas partes del mundo.

AJ: Se relegitima el Estado, el convencimiento de que soluciones privadas no son para controlar fenómenos de este tipo y envergadura, y se relegitima lo público, las soluciones públicas, donde todos entramos por igual. Positividad histórica y promesa de igualdad.

AJ: La posibilidad de discutir y reformular el modelo es sin uno alternativo: el modelo va a ser siempre capitalista, no hay un modelo socialista ya listo. Eso no existe. Lo que existe son distintas formas de organización del capitalismo disponibles.

AJ: Me temo que Carlos Montes sea una excepción. Eso responde a un divorcio histórico de todos los partidos políticos: una derecha de siempre anti-intelectualista, pero también en los partidos de centro, centro-izquierda e izquierda...

... Eso tiene que parar y haber un entroncamiento virtuoso entre intelectuales y política.

MAG: La relación inextricable entre intelectuales y política también pagó sus costos. Salvo los últimos 10 años, en Chile la característica era esa relación. De hecho no había ningún intelectual independiente, ni desvinculado de partidos.
Eso aseguraba la relación pero...

...a su vez impedía una cierta distancia, autonomía del mundo intelectual para salirse de aquellos momentos en los que la polarización política era tal que se necesitaba que alguien dijera que el rey iba desnudo, y muchas veces los intelectuales no cumplimos esa función.

MAG: En la pandemia hay una posibilidad de pensar un nuevo orden social a partir del restablecimiento de lo público, del papel del Estado, de la relación con la ciencia y el mundo intelectual.

MAG: Pero el estallido culminó en aquello que quizá no quería, el gran acuerdo constituyente. En Chile destacando en América Latina, por lo menos hay ese horizonte a la salida de la pandemia.
¿Cómo ves ese proceso constituyente como parte del @ServelChile y como analista?

AJ: El plebiscito está preparado para el 25/10
El @ServelChile lo tenía ya para el 26/04
La única hipotética razón que podría alterar el itinerario constituyente acordado sería sanitaria y ninguna otra razón. Eso pasa por las autoridades sanitarias y por el filtro de la política

AJ: No hay contradicción entre Estados de Emergencia y la realización del plebiscito. Tampoco afecta las campañas. Hay restricciones de movimiento pero de opinión y expresión no.

AJ: Veo a muy poca gente (especialmente de derecha) con ganas de no hacer el plebiscito. Se produjo un consenso sobre la necesidad histórica de iniciar un proceso constituyente.

MAG: El único pretexto se acabó con el acuerdo económico. El Gobierno y los sectores de derecha, que serían los interesados, consideran que fue un gran triunfo que ha resuelto el problema por los próximos 24 meses.
No habría ninguna condición econ-social que impida el plebiscito.

MAG: ¿Cómo ves el proceso y qué puede salir? ¿Una recomposición total del espectro político? ¿Una Constitución mínima? ¿O todos los grandes temas de la pandemia van a ir al debate?

AJ: Soy partidario de una Constitución minimalista. Porque entrega más espacio a la política. Mientras más cosas sean abarcadas por una Constitución, menos espacio queda para la deliberación. Pero además algo relativo a relaciones de fuerza: es un error pensar que...

...la Convención Constitucional (de ganar esa opción en el plebiscito) la va a ganar la oposición, porque el nivel de fragmentación y de irresponsabilidad de la oposición es tan grande que, frente a eso, y una derecha con sus propias fracturas (en volumen y contenido menores)...

... se produce un efecto mecánico y resulta una Convención muy empatada, con lo cual lo más probable es que terminemos con una Constitución mínima porque no va a haber fuerza suficiente.

Cualquiera sea la próxima Constitución va a ser muy superior a la actual.

MAG: Queda la pregunta de si al fin de la pandemia se puedan producir nuevas formas de estallido (...) Lo importante va a ser recoger en el proceso constituyente mismo, lo que fueron demandas, planteamientos, imaginarios que surgieron del estallido...

... Si es algo enteramente a puerta cerrada, sin porosidad de lo que pasó en la sociedad, se puede correr el riesgo de su deslegitimación.


You can follow @TLL_MAG.



Bookmark

____
Tip: mention @threader_app on a Twitter thread with the keyword “compile” to get a link to it.

Enjoy Threader? Sign up.

Since you’re here...

... we’re asking visitors like you to make a contribution to support this independent project. In these uncertain times, access to information is vital. Threader gets 1,000,000+ visits a month and our iOS Twitter client was featured as an App of the Day by Apple. Your financial support will help two developers to keep working on this app. Everyone’s contribution, big or small, is so valuable. Support Threader by becoming premium or by donating on PayPal. Thank you.


Follow Threader